Garrapatas del bovino

Versión para impresiónEnviar por correoVersión PDF

La garrapata del bovino es un ectoparásito que, ante elevadas cargas sobre los animales, posee impacto zootécnico en los rodeos dado por el menor rendimiento productivo de los animales, como bajas tasas de preñez o de engorde, o posibles mortandades derivadas de las enfermedades del Complejo Tristeza Bovina (Babesiosis y Anaplasmosis) transmitidas por éste.

El Programa de garrapata es responsable de generar las normas que enmarcan el control sanitario de este parásito a nivel nacional y vigilar el cumplimiento de los requisitos normativos vigentes. Básicamente, se propicia la preservación de la zona sin garrapatas del territorio nacional y el uso racional de los productos veterinarios garrapaticidas tal de prevenir la aparición de residuos en las carnes y salvaguardar la inocuidad de los alimentos (cumplimiento de los límites máximos de residuos -LMR) de los principios activos de los productos veterinarios garrapaticidas.

En la actualidad, este Programa se encuentra enmarcado en la Ley 12.566 de 1938, el Decreto Reglamentario N° 7623 de 1954 y la Resolución Senasa N° 27 de 1999.

El productor es el responsable primario de ejecutar un plan sanitario en su establecimiento que cumpla con la estrategia sanitaria de su zona o provincia (de existir) y que respete:

1. El control integrado del parásito con el uso racional de los productos veterinarios garrapaticidas, a fin de mantener una baja carga parasitaria y prevenir la aparición temprana de resistencia parasitaria que puede dificultar la limpieza futura de los animales; y
2. la presentación de los animales limpios para la inspección previa al despacho cada vez que decide mover sus animales hacia zona sin garrapatas.

Asimismo, en zona sin garrapatas es obligatoria la notificación del hallazgo de cualquier estadio de garrapata vivo por parte de cualquier persona o profesional, y la actuación del organismo conforme al Procedimiento de declaración y atención de focos .

Finalmente, es importante remarcar que el uso de vacunas contra el complejo Tristeza Bovina está recomendada conforme a los lineamientos técnicos establecidos en la normativa vigente y bajo estricta supervisión veterinaria en las siguientes situaciones:

1. Animales de zonas sin garrapatas que sean trasladados de manera temporal o permanente a zonas con garrapatas; o

2.animales jóvenes (4 y 10 meses) de zonas con garrapata que vayan a permanecer en una zona parasitada durante su etapa adulta.

3. Animales adultos en zonas con garrapatas en los cuales se constate un déficit inmunitario por pruebas serológicas específicas.

Para sugerencias y reclamos:
Comentarios/Reclamos vinculados al Programa 

PROGRAMA DE GARRAPATAS DEL BOVINO
E-mail:garrapatas@senasa.gob.ar