Trazabilidad

Versión para impresiónEnviar por correoVersión PDF

El tránsito de animales y de productos de origen animal es una de las principales causas de propagación de enfermedades.
El control sobre el traslado de animales, sus productos y subproductos es un instrumento fundamental para establecer la trazabilidad de los mismos, determinar el origen de los eventos sanitarios y evitar su difusión.

Se define a la trazabilidad como “la relación ininterrumpida del animal desde su nacimiento hasta los productos derivados de la faena de ese animal, comercializados y puestos a disposición del consumidor. Es la posibilidad de reencontrar esos datos, los antecedentes, la locación de una entidad, mediante identificaciones registradas”.

Con la implementación de ésta técnica se persiguen varios objetivos, entre los principales se pueden mencionar: la seguridad alimentaria, así como la búsqueda y permanencia  de mercados.
Es importante tener en claro que la trazabilidad no es calidad, pero es el primer paso para lograrla porque: involucra a todos los actores de la cadena; asegura la total transparencia de los procedimientos y clarifica la responsabilidad de cada uno de los actores, como ser, productor criador e invernador, transportista, frigorífico, matarife, exportador, distribuidor, boca de expendio, etc.
Actualmente, la metodología de rastreo de los animales es a través de su caravana y de los documentos que amparan el tránsito de los animales.

Cada documento de tránsito de animales identifica el establecimiento de origen de los animales arribados al establecimiento de destino o al matadero a través del número de Renspa.
La caravana de los animales arribados al destino posee impresa la Clave Única de Identificación Ganadera (CUIG), que es un método abreviado de codificación del Renspa. El Renspa es el código que utiliza el Senasa para identificar cada uno de los establecimientos ganaderos y sus titulares. Por medio de la CUIG impresa en la caravana del animal podemos rastrear el lugar donde fue identificado, es decir, el lugar de nacimiento del mismo.

Todos los movimientos de animales son registrados en las Oficinas Locales del Senasa mediante el Sistema Integrado de Gestión de Sanidad Animal (Sigsa).
El seguimiento de los productos obtenidos de los animales, se continúa en los establecimientos de faena y procesadores, a partir de la información surgida  desde la actividad primaria.