Recomendaciones para apicultores ante las acciones de control de la polilla de la vid

Versión para impresiónEnviar por correoVersión PDF

Buenos Aires, 19 de octubre de 2017- El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) informa que está llevando a cabo acciones territoriales coordinadas a fin de prevenir los efectos adversos que pudieran ocasionar los tratamientos de control de la polilla de la vid (Lobesia botrana) en los colmenares situados en las cercanías de los establecimientos tratados.

El Programa Nacional de Prevención y Erradicación de Lobesia botrana (PNPyELb) tiene como objetivo controlar la plaga en las áreas más afectadas de Mendoza y San Juan, principalmente mediante la implementación de técnicas ambientalmente sustentables (difusores de feromonas), a fin de evitar su dispersión hacia el resto del país.

Dado que en algunas de estas superficies también se realiza el control de la plaga a través de aplicaciones aéreas, el Programa de Lobesia botrana articula acciones con el Programa Nacional de Sanidad Apícola (PNSA) con el objetivo de minimizar los perjuicios que pudieran producir en las colmenas aledañas.

Cabe destacar que la presencia de colmenas contribuye positivamente a la salubridad de los agroecosistemas, ya que aporta su cuota en el posicionamiento internacional de las exportaciones de miel argentina y en las economías regionales.

Una vez establecidas las zonas de Mendoza y San Juan donde se realizarán tratamientos de aplicación aérea, se elaborará un mapa que permitirá identificar a todos los apiarios existentes en las áreas involucradas, de acuerdo a la base de datos del Registro Nacional de Productores Apícolas (Renapa), que estará disponible en la página web del Senasa.

Con esta información, el Programa de Lobesia botrana dará aviso a los apicultores de dichas zonas para advertirlos sobre la necesidad de implementar las medidas de mitigación que el PNSA recomienda: mantenerse informados sobre las superficies donde se aplicarán tratamientos para evaluar la posibilidad de trasladar las colmenas hacia zonas fuera de riesgo; y si no es posible el traslado de colmenas, evitar el pecoreo de las abejas, bloqueando las piqueras con alambre tejido y agregar material melario extra hasta que finalicen los tratamientos.

Además, se invita a los apicultores de estas dos provincias a mantener contacto fluido con las autoridades provinciales que tienen a cargo la coordinación provincial de los controles que se realizarán. Deberán contactarse con el Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de la Provincia de Mendoza (Iscamen) y en San Juan, con la Dirección de Sanidad Vegetal del Ministerio de Producción y Desarrollo Económico de la provincia.