Buquebús: controles para evitar el ingreso de plagas y enfermedades al país

ACCIONES EN FRONTERAS

Buquebús: controles para evitar el ingreso de plagas y enfermedades al país

Versión para impresiónEnviar por correoVersión PDF

Durante las vacaciones de invierno personal del Senasa inspeccionó los equipajes de 77.926 pasajeros y 5.262 vehículos que arribaron en 158 barcos.

Buenos Aires, 8 de agosto de 2018 - Durante el receso invernal el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) decomisó 119 kilogramos de productos de origen animal y vegetal de ingreso prohibido al país, contribuyendo a evitar el ingreso de plagas y enfermedades que afecten a la producción nacional.

En las dos últimas semanas de julio se incrementó el flujo de pasajeros por los principales puestos fronterizos del país y especialmente en la terminal Buquebús por donde transitaron 77.926 pasajeros que arribaron en 158 barcos.

Para hacer frente a este incremento de durante el periodo vacacional de invierno el Organismo reforzó su sistema de control de pasajeros y sus equipajes acompañados en la citada terminal portuaria.

Damián Laino, de la delegación del Senasa en Buquebús, destacó que “durante las vacaciones de invierno los inspectores decomisaron 119 kg de productos prohibidos, explicando en todo momento al pasajero la importancia sanitaria que dichos controles implican para la sanidad del país. Los decomisos consistieron mayoritariamente en carne fresca, frutas, quesos, embutidos y maderas”.

Por su parte, Guido Depianti, del área de Fronteras del Centro Regional Metropolitano del Senasa destacó que “el fortalecimiento de los controles sanitarios en los puestos de fronteras están acompañados por un plan integral de mejora de los procesos de inspección, que consiste en el rearmado de las guardias, la capacitación de los inspectores, la optimización de los sistemas de estadísticas y la armonización de criterios en los manuales de procedimientos y actas”.

Las inspecciones que realiza el personal del Senasa en los puntos de frontera, contribuyen a preservar el estatus fito y zoosanitario logrado por el país y proteger la producción agroalimentaria nacional que se comercializa en el mercado interno y se exporta.